Blog realizado a partir de las explicaciones de D. DESIDERIO LÓPEZ GÓMEZ, de sus clases impartidas en la Diplomatura de Educación Social, Facultad de Educación de la Universidad de Salamanca.

domingo, 9 de enero de 2011

Los rituales familiares


La manera de operativizar los mitos son los rituales familiares, que actúan como medio para transmitir la identidad de la familia. 

1. Características.
  • Mantienen la realidad del grupo: es la puesta en escena de la vida familiar, donde aparecen los valores y creencias, reglas, roles y estructuras de poder.
  • Ponen de manifiesto la relación de la familia con la comunidad.
  • Son un ejemplo muy claro de la comunicación analógica o no verbal, porque a través de estos se hacen explícitos los vínculos, las lealtades, etc.
  •  Ponen de manifiesto el nivel de pertenencia a la cultura.
  •  Facilitan el cambio, porque si son flexibles, suponen un punto y aparte en la vida diaria al mismo tiempo que influyen en las rutinas, lo cual genera transiciones progresivas.
  •  Permiten conectar el pasado con el presente y proyectar el futuro.
  •  Es importante saber si la familia nuclear tiene la capacidad de re-crear rituales que ya están presentes, abandonar los que no sirven y crear nuevos rituales.
  • Facilitan la comunicación para transmitir problemas, emociones, experiencias y respuestas a nuevos problemas.
  • Favorecen la cooperación: los diferentes miembros de la familia aportan sus recursos armonizando lo individual con lo colectivo y buscando la sincronización.

2. Clasificación.

2.1. CULTURALES.
De transición: aquellos que actúan en situaciones de cambio normativo importantes (matrimonio, nacimiento de los hijos, etc).

  De continuidad: aquellas que suelen acompañar a situaciones más leves y dan sentido de identidad al grupo familiar. En estos rituales se permite la crítica y la rebelión, haciendo el efecto de la olla a presión (transgresiones puntuales que a la larga confieren control a la autoridad), como por ejemplo, dejar fumar en casa durante la cena de Nochevieja. Pueden ser de tipo religioso (ej. Navidad) o de tipo laico (ej. El día de los enamorados).


2.2. ESPECÍFICOS.
Tradiciones familiares: cumpleaños, aniversarios, vacaciones, visita a la familia extensa, día de todos los santos, atenciones a una enfermedad en un miembro familiar, etc.

Rutinas pautadas: son actividades diarias en las que hay menor carga de ritualización, pero que están cargadas de símbolos que definen los roles y responsabilidades de los miembros y ayudan a organizar la vida cotidiana (ej. reparto de las tareas domésticas, hora de irse a la cama, etc.). Generan normas que intentan compensar la falta de comunicación entre los miembros).


2.3. TERAPÉUTICOS.
Son aquellos rituales propuestos por el orientador para hacer frente a las crisis, contribuir al paso de una fase a otra, superar dificultades y alcanzar los retos de la familia.


Un poco de humor sobre nuevos rituales...


LOS RITUALES COMO FUENTE DE CONOCIMIENTO
El análisis de los rituales supone una rica fuente de información para el orientador: nivel de ritualización, historia familiar, saber si han sido creado por esa familia o por la de origen, si aumentan en número a medida que superan fases, si en ellos interviene o no la familia extensa, si se relacionan con la cultura dominante, etc.

Otro tipo de análisis de la familia puede centrarse en la comparación de los rituales con los valores y creencias de la cultura, analizando:
·         La participación y consenso: el grado de participación de los miembros en el ritual nos permite conocer si todos los miembros participan y están de acuerdo. La no participación puede manifestar que algunos miembros pueden crear conflictos y pueden traer consigo la suspensión del ritual. Será importante ver quién no participa y conocer los motivos de la no participación.
·         La ausencia de rituales: no quiere decir que la familia no tenga valores y creencias, sino que éstas no están ritualizadas. La tarea del orientador aquí es ver cómo se manifiestan los rituales y ver cómo están implicados los roles y las conductas de cada miembro. La ausencia total de rituales no es un buen estado psicológico para la familia, pues niegan la oportunidad al cambio, la comunicación, etc.
·         La capacidad de la familia: analizar si la familia es capaz de recuperar, crear o eliminar rituales. 


3 comentarios:

  1. Muy buen material de lectura y de orientacion. excelente en sus conceptos. Muy rico!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tus felicitaciones, Mabel! Se las haré llegar al profesor que me impartió esta asignatura, pues sin sus conocimientos no lo podría haber elaborado. Para mí el mérito es compartido. ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar